Mi lista de los peores aviones de la historia



Esta es mi lista de fiascos, es discutible como todo, pero a ver qué os parece :

1) Bomba Pilotada Yokosuka MXY-7 “Ohka” (flor de cerezo) : Sólo los japoneses podían inventar una monstruosidad como ésta; en concreto el diseño fue “obra” del Segundo Teniente Mitsuo Ohta del 405º Kokutai, ayudado por estudiantes del Instituto de Investigación en Aeronáutica de la Universidad de Tokio.

Se trataba, como su nombre indica, de una bomba que incluía una cabina para el piloto Kamikaze. Estas bombas eran arrojadas desde bombarderos Mitsubishi G4M Betty y su piloto, tras seleccionar el blanco, encendía los motores cohete y se estrellaba contra el mismo a una velocidad de 630 km/h, haciéndola imparable en su aproximación final.

2) Messerschmitt Me 163 Komet : Una de las armas secretas de la Luftwaffe, fruto de la desesperación por dar un último giro a la guerra, en 1944.

Se trataba de un avión con motor cohete, capaz de alcanzar la increíble velocidad para la época de 960 km/h (Mach 0.83) y su cometido era la interceptación de los bombarderos que sobrevolaban los cielos alemanes.

Pese a que poseía unas características de velocidad máxima y velocidad ascensional (3666 m/min) impresionantes, también atesoraba otras características menos deseables :

  • Utilizaba una mezcla de combustibles (denominados T-Stoff y C-Stoff) que a veces inundaban la cabina del piloto y podían asfixiarlo o matarlo en una explosión a la menor fuga durante el vuelo o el aterrizaje.
  • La duración del vuelo era de 8 minutos, tras el cual el aparato descendía planeando, con la vulnerabilidad que ello implicaba.
  • No disponía de tren aterrizaje : despegaba con un carrito que incorporaba unas ruedas y que se separaba del fuselaje en el momento del despegue y para aterrizar sólo disponía de un patín, al estilo de los planeadores clásicos.

3) Bachem Ba 349 Natter : Avión cohete de despegue vertical que no pasó de prototipo. Otra de las armas secretas de la Luftwaffe fruto de los últimos intentos para cambiar el signo de la contienda.

Diseñado para ser pilotado por pilotos sin experiencia, sólo llegó a tiempo de realizar una prueba de vuelo que acabó con su piloto muerto el 1 de marzo de 1945.

La misión teórica de este interceptador consistía en el despegue vertical hacia el enjambre de bombarderos para, una vez dentro de su radio de tiro, lanzar los cohetes aire-aire con los que iba equipado. Cuando se agotaba el combustible del aparato, el motor principal y el compartimento del piloto (con él incluido) caían en paracaídas por separado.

Resumen de las características técnicas :

Especificaciones :

  • Longitud: 6,02 m (19 pies 9 pulgadas)
  • Envergadura: 3,60 m (11 ft 10 in)
  • Superficie alar: 4,8 m² (51,7 m²)
  • Peso en vacío: 800 kg (1.940 lb)
  • Cargado de peso: 2.232 kg (4.920 lb)

Motores :

  • 1 × Walter HWK 509 Un cohete de combustible líquido-, con 16,7 kN (10600 lbf) de empuje.
  • 4 × Schmidding 109-533 (1,200 kp, 11768 kN, 10 segundos) cohetes impulsores de combustible sólido, cada uno.

Rendimiento :

  • Velocidad máxima: 1.000 km / h (620 mph)
  • Techo de vuelo : 14.000 m (46.000 pies)
  • Autonomía : 6 minutos de vuelo

Armamento :

  • 24 × cohetes 73 mm Hs 217 Föhn o 33 cohetes× 55 mm R4M

4) Hughes H-4 Hercules “Spruce Goose”: Un hidroavión de dimensiones descomunales (long.: 66.65 m, env.: 97.54, altura: 24.18 m) obra del multimillonario Howard Hughes.

Este avión se construyó en madera entelada debido a las restricciones de uso del aluminio durante la Segunda Guerra Mundial y realizó un único vuelo -habría que decir salto, más bien- de menos de una milla, manteniéndose a 21 m. de altura a una velocidad de 135 mph el 2 de Noviembre de 1947.

Sus críticos comentan que durante “el salto” el avión aún estaba dentro del denominado “efecto suelo” y que, probablemente, el avión carecía de la potencia motriz necesaria para abandonar la fase de vuelo con dicho efecto.

5) Dornier Do X: Fue el hidroavión más grande en su momento, allá por el año 1929. Estaba equipado con 12 motores en una curiosa configuración, puesto que llevaba 3 góndolas motrices dobles (con un motor tractor y uno impulsor en cada una) en cada semiala.

Con los motores originales (Siemens Jupiter de 525 cv) sólo se podía llegar a una altitud de 425 m, insuficiente para los vuelos transoceánicos. Posteriormente se modificó la configuración motriz, sustituyendo los originales por motores Curtiss Conqueror refrigerados por agua de 12 cilindros en linea y 610 cv que permitían conseguir una altitud de vuelo de 500 m.

Pese a que fue un buen intento para la época, sus prestaciones -salvo la autonomía- eran bastante mediocres:

  • Velocidad máxima : 211 km/h (131 mph)
  • Velocidad de crucero : 175 km/h (109 mph)
  • Autonomía : 1,700 km (1,056 millas)
  • Techo de servicio : 500 m (1,650 ft)

lo que, unido a los costes de operación y a una serie de accidentes no fatales hicieron que este proyecto de avión transatlántico fracasara.

6) Lockheed F-117 Nighthawk : Se trata de un caza con tecnología Stealth (furtiva o indetectable) cuya extraña apariencia tiene por objeto reflejar al mínimo las ondas de radar. Hay que mencionar que aerodinámicamente es inestable y, de no ser por la computadora de vuelo, este avión sera incapaz de volar.

El proyecto para la construcción de este avión se remonta a la década de los 70, siendo el primer vuelo operacional en 1983 y entregando el último de los 59 ejemplares construidos en 1990. El mantenimiento de estos aviones es muy costoso y su tecnología está actualmente desfasada, motivo por el cual se ha propuesto la retirada del servicio de todas las unidades para Octubre de 2008.

Además, durante la Guerra de Kosovo el 27 de marzo de 1999, un F-117 fue derribado por un misil Aire-Aire de las fuerzas Serbias debido a que los equipos de detección Serbios funcionaban a frecuencias inusualmente bajas. El piloto fue rescatado por fuerzas estadounidenses, mientras que los restos del avión pudieron ser examinados por técnicos soviéticos y serbios y actualmente se muestran en el Museo de la Aviación en Belgrado, cerca del Aeropuerto Nikola Tesla
.

7) Gee Bee Modelos R-1 y R-2 : El Gee Bee Modelo R fue un famoso avión de carreras de la década de los 30 del siglo pasado. En 1932 el Modelo R-1 ganó el prestigioso Trofeo Thompson pilotado por James Doolittle, uno de los pocos pilotos capaz de volarlo con cierta destreza y que además estableció el récord de velocidad del momento en 476 km/h.

Pronto se ganó la reputación de máquina muy peligrosa debido a tener las alas y las superficies de control muy pequeñas y el fuselaje extremadamente corto; características que lo hacían esencialmente inestable.

Durante el Trofeo Thompson de 1933 murió el piloto Russell Boardman que pilotaba un Gee Bee con el número 11, debido a una pérdida. Se reparó el modelo R-1 de 1932 con piezas del aparato siniestrado en 1933 originando el denominado “Long Tail Racer” pero justo después de terminarlo sufrió un nuevo accidente; esta vez sin embargo, su piloto, Roy Minor, no sufrió heridas graves y el aparato fue vendido a Cecil Allen, quien moriría a sus mandos poco tiempo después. Como resultado de este fatal accidente, la Granville Brothers (de ahí el nombre de Gee Bee) Aircraft de Springfield, Massachussets, no volvió a construir otro Gee Bee.

8) Bolton Paul Defiant : Este avión no está en la lista por sus características de vuelo, aceptables para la época, sinó por el error de concepto que representaba.

Se trataba de un caza que, en lugar de tener armamento frontal, sólo disponía de una torreta giratoria en la parte posterior de la cabina, detrás del piloto.

Al principio consiguió algunos éxitos frente a los cazas alemanes, pero rápidamente la Luftwaffe supo que era muy vulnerable si se le atacaba frontalmente, motivo por el cual fue destinado a tareas de caza nocturna y, posteriormente -debido a la aparición del DeHavilland Mosquito y el Bristol Beaufighter- a tareas de remolque de blancos o rescate.

9) Avro Manchester : Diseñado para el rol de bombardero pesado, este aparato demostró ser un fracaso debido principalmente a la baja fiabilidad de sus dos motores Rolls-Royce Vulture y la falta de potencia motriz con relación a su peso.

La tendencia de los motores a incendiarse sin previo aviso fue una de las razones por las que voló su última misión sobre Bremen en 1942.

Este fiasco, sin embargo, sentó las bases para uno de los mejores bombarderos británicos de la Segunda Guerra Mundial, el Avro Lancaster, que básicamente era un Manchester rediseñado que incorporaba 4 motores Rolls-Royce Merlin Xs capaces de desarrollar 1750 CV de potencia cada uno.

10) Tupolev ANT-20 Maxim Gorki : Sólo bajo el auspicio de un dictador como Stalin se podía construir una gigantesca máquina de propaganda como ésta.

El avión incluía entre otros : maquinaria de impresión, laboratorio de revelado fotográfico, sala de proyección, salón, teléfono a bordo …

Tuvo un desenlace trágico cuando, en una demostración sobre Moscú el 18 de mayo de 1935, un piloto de caza que pilotaba un I-5 junto al gigante ejecutó mal un tonel sobre él y acabó estrellándose contra fuselaje del ANT-20. El resultado fue un impacto sobre un área residencial de Moscú que provocó 45 muertos en total.

Características Generales:

Tripulación: 11
Longitud: 33.00 m
Envergadura: 63.00 m
Altura: 12.80 m
Superficie Alar: 486 m²
Peso en vacío: 28,500 kg
Peso máximo al despegue : 42,000 kg
Motorización: 8x Mikulin AM-34FRN, 739 kW (990 cv) cada uno

Prestaciones:

Velocidad máxima: 220 km/h (138 mph)
Autonomía: 1,200 km (750 miles)
Techo de Servicio: 4,500 m (14,760 ft)

11) Dirigible Hindenburg : Aunque no es un avión propiamente dicho, la tragedia de este aparato de dimensiones descomunales (era más largo que 3 Boeing 747 juntos) merece pertenecer a la lista de fiascos porque marcó el fin de la era de los dirigibles como transportes en aviación comercial.

El desastre ocurrió el 6 de mayo de 1937, cuando el Hindenburg intentaba tomar tierra en la estación aeronaval de Lakehurst, Nueva Jersey y se incendió a causa de la electricidad estática acumulada en el amarre, bien conocida por los marinos como fuego de San Telmo.

El dirigible utilizaba hidrógeno en lugar de helio debido a embargos y restricciones de este segundo material iniciados por EUA y, pese a que el dirigible poseía un recubrimiento antiestático, éste no pudo evitar la alta inflamabilidad del hidrógeno en contacto con la electricidad estática.

El resultado fue la muerte de 35 personas, alrededor de 1/3 de los pasajeros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s