Una de pilotos despistados en la Segunda Guerra Mundial …


El combate produce estrés y el estrés puede llevar a la confusión.

Durante el último conflicto bélico de alcance mundial, se produjeron varias actuaciones desafortunadas por parte de pilotos que tras desorientarse propiciaron -involuntariamente- la captura de sus respectivos aparatos por parte del enemigo, anulando ventajas estratégicas existentes hasta ese momento. He aquí algunos ejemplos :

Desentrañando los misterios del Mitsubishi A6M Zero : Según relatan aquí, en noviembre de 1941, en las vísperas del ataque japonés a Pearl Harbour, una patrulla de reconocimiento compuesta por dos Zeros se desorientó. Los aviones, para ahorrar peso e incrementar su autonomía, no iban equipados con radio y por eso navegaban con referencias visuales que un día con excesiva niebla se encargó de anular. Así pues, los pilotos tuvieron que hacer un aterrizaje de emergencia en una playa china que no estaba bajo control de las tropas imperiales.

Los chinos “hicieron desaparacer” a los pilotos y desmontaron uno de los aparatos para transportarlo en secreto (China estaba ocupada por los japoneses) desde la costa de Leichou hasta la ciudad interior de Liuchow hasta que llegó a manos estadounidenses allá por el verano de 1942, momento en que la marina estadounidense también recuperó un Zero estrellado en las aleutianas.

La evaluación en vuelo del aparato reveló que se trataba de un avión con una maniobrabilidad y una capacidad de giro increíbles y en consecuencia se  desaconsejó entrar en combate cerrado con ellos. El punto débil era, no obstante, el escaso blindaje proporcionado al piloto, lo que propició el desarrollo de tácticas específicas para combatirlo: ataques en pasadas rápidas, con el sol a la espalda y aprovechando la superior velocidad punta de los Grumman F6F Hellcat y Vought F4U Corsair, evitando el combate cerrado.

Revelando los secretos del Focke Wulf FW 190 : El 23/06/1942, el piloto alemán Armin Faber, desorientado tras un combate aéreo, confundió la costa del suroeste de Inglaterra con el norte de Francia y aterrizó con su Focke Wulf Fw190 A-3 intacto en el aeródromo de RAF Pembrey.

Este tremendo error de navegación permitió a los aliados descubrir los secretos de este caza, un misterio hasta entonces. Las pruebas en vuelo revelaron que en muchos aspectos superaba al Spitfire Mk V : una velocidad de 654 Km/h a 6.000 metros de altitud, tren de vía ancha que le permitía operar desde virtualmente cualquier terreno, armamento pesado (2 cañones de 20 mm MG 151/20E en las raíces alares, otros 2 cañones MG FF/Ms de 20 mm en las alas y 2 ametralladoras de 7,9 mm sobre el capó), un tamaño reducido y una cabina realmente muy ergonómica.

LA KG-200 : La Luftwaffe tampoco se quedaba corta. Muchos bombarderos B-17 y B-24 capturados en suelo alemán fueron asignados al KG-200, una unidad especial que los usaba para evaluación y pruebas de vuelo o incluso infiltración de comandos.

Seguramente historias de este tipo, anecdóticas a primera vista, acabaron determinando la suerte del conflicto…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s