Porquería 2.0 en la red


Introducción

Hace tiempo que tenía ganas de escribir sobre este tema y ahora, aprovechando las vacaciones, creo que es un buen momento. ¿De qué quiero hablar? pues de basura. No de basura convencional sinó de “basura 2.0” o “porquería 2.0”, como uno prefiera.

Hay dos herramientas que yo considero fundamentales a la hora de compartir u obtener conocimiento práctico en la red : los blogs y los foros. Los primeros representan una forma de poner a disposición de los demás conocimientos, enlaces, trucos o curiosidades mientras que los segundos son una estupenda fuente de compartición de conocimiento y experiencia sobre uno o varios temas. Por regla general, la comunidad detrás de un foro es bastante más amplia, con lo que el trabajo también se divide entre “más manos”, justo al contrario de lo que sucede con los blogs. En ambos casos, los encontraremos sobre casi cualquier temática y personalmente yo suelo visitarlos y/o participar en ellos casi a diario.

Vale, pero si todo es tan estupendo y bonito ¿dónde está la basura? ¿qué problemas hay?

Tal vez el problema radique en que parte de los usuarios no estén preparados para la adopción de ciertas tecnologías. Si bien el acceso masivo a las mismas aporta muchas ventajas, como por ejemplo facilitar la comunicación entre personas que pueden estar muy lejos físicamente u organizar reuniones y/o eventos, también conlleva aspectos no tan positivos. A riesgo de que se me considere un talibán del orden, he de decir que para mí es tan importante el contenido como la forma. Esto, traducido al mundo de los foros y los blogs, pasaría por un mínimo ejercicio de estilo, cuidando tanto la semántica como la ortografía.

Basura 2.0 / Porquería 2.0

No sé qué pensaréis vosotros, pero a mí me ponen de los nervios -por ejemplo- los mensajes -o intervenciones- en los que quien escribe no sabe distinguir entre “a ver” y “haber” o “ahí” y “hay” o aquellos que, aún siendo ortográficamente correctos, denotan no haber leído el texto inicial ni los subsiguientes o incluso peor, haberlo leído pero no haber entendido nada. Esto es lo que yo entiendo por basura.

Casos ortográficos

Llega un momento -más pronto que tarde- en que ningún blog o foro se libra del fenómeno. Por experiencia puedo decir que en los foros, si uno osa comentar algo sobre el tema, se le tildará de puñetero, talibán o cosas peores y rápidamente se le intentará adoctrinar en “la importancia del contenido” sobre todo lo demás. Pues bien, yo no estoy en absoluto de acuerdo y lo siento pero las típicas excusas de “es que yo soy de ciencias”, “es que no todo el mundo ha recibido la misma educación”… me parecen ridículas. Al finalizar la primaria, al menos en España, todo el mundo debería ser capaz de escribir sin cometer faltas de ortografía; pero para aquellos que insisten en ser excusados, he de decir que se dispone de multitud de herramientas de autocorrección, tanto en ordenadores personales como en portátiles y dispositivos móviles.

¿A alguien le parecería fiable una opinión sobre un restaurante que vi en Trip Advisor que empezaba con el palabro “Exelente”? he escrito “palabro” adrede por ser lo que más se aproximaría a ese término. Cuando veo opiniones de este tipo, tiendo a dudar -creo que con fundamento- del criterio de quien la escribe.

Falta de comprensión y otros casos tóxicos

Los casos de falta de comprensión son los que más me asombran. En una de las entradas de este blog, que hace referencia a un dispositivo que compré en eBay para utilizar ratones tipo PS/2 y USB en ordenadores Amiga, me encontré este comentario :

“ME PARECE  UNA SOLUCIÓN  BUENA! LO VENDES ? PRECIO?”

También hay otros casos igual de molestos, como por ejemplo el que me encontré en esta entrada sobre el Compaq Armada E500, uno de los ordenadores retro que tengo :

“Yo también tengo un Compaq Armada E500, pero no sé mucho de informática, ¿cómo funciona?”

Este tipo de comentarios es tóxico porque quien escribe no ha hecho el mínimo esfuerzo por entender lo que tiene entre las manos y pretende que uno le explique con todo detalle cómo utilizarlo. Es como si uno se comprara un coche y quisiera conducirlo sin haber pasado por la autoescuela ni haberse leído el manual de usuario, por poner un ejemplo más claro.

Otro caso curioso es el de la gente incapaz de distinguir entre un blog y un tablón de anuncios. Volviendo al ejemplo de la entrada anterior, uno de los comentarios era el siguiente (el rastro sigue vivo en la notificación que me llegó en su día vía correo electrónico) :

“soy de peru yo tengo un compac e 500 ARMADA, LA ESTO VNDIENDO PROCESADOR 1 GIGA, MEMORIA 320, DISCO DURO DE 12 GIGAS, LECTORA EN BUEN ESTADO,TECLADO OPTIMO, PANTALLA SIN RAYONES NI PROBLEMAS DE LUZ,VIENE CON SU CARGADOR Y LA BATERIA AUN LLEGA A DURAR ALGO DE 1 HORA Y MDIA.SI ALGIEN ESTE INTERESADO ESCRIVAB  A MI CORREO.”

Corolario

Todos estos ejemplos -y muchísimos otros- han hecho que tomara una decisión que hasta hoy mismo consideraba tabú : moderar los comentarios. Siempre he sido partidario de la libertad de expresión pero he decidido que no será a costa de llenar de basura mi blog.

Buenas vacaciones😉

Un pensamiento en “Porquería 2.0 en la red

  1. Totalmente de acuerdo, yo por eso en las pocoas veces que he abierto un blog lo he limitado a amistades y conocidos… el resto, que disfruten de la lectura. Pero claro, tampoco he hecho blogs con la intención de incrementar el conocimiento general del ciber’spacio…. solo por diversión de compartir con mis amigos.
    Un saludo majo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s