Cómo escoger la fuente de alimentación correcta para el PC

Destacado

Hace unos meses adquirí de segunda mano una placa base ASUS P5KPL/1600 para sustituir a mi otra ASUS a8n-vm que había muerto.

Seguramente uno de los motivos por los cuales la antigua placa empezó a fallar (condensadores abombados) fue porque la energía eléctrica suministrada por la fuente no era estable. Sin saberlo -porque eso lo supe un tiempo después- decidí, con buen criterio, sustituir la fuente de alimentación.

La fuente de alimentación es algo vital en un PC; las hay con diversas características y sobre todo muy diferentes precios, pero a grandes rasgos podemos decir que ciertas particularidades están ligadas directamente al aumento de precio : el amperaje / potencia total entregada, monorail vs multirail, PFC pasivo o activo, etc.

Este tutorial sobre fuentes que encontré en Taringa es, sencillamente, espectacular. Para los que no quieran complicarse la vida y sólo deseen saber qué potencia es la que necesita su equipo, se puede utilizar esta magnífica calculadora online.

Después de haber leído parte del tutorial y entrado las especificaciones de mi PC en la calculadora online, el resultado obtenido fue un consumo máximo de 290 Watts (240 sin carga) por lo que decidí comprar una fuente con una relación calidad / precio inmejorable, la Tooq TQEP-500 SP (20 Euros).

Recomendación fuente de alimentación

Calculadora online

 

 

 

Anuncios

Practicando la informática sostenible

Destacado

En informática todo cambia rápido, demasiado rápido. Hay muchos fabricantes de  software / hardware con intereses creados que rara vez están alineados con los del consumidor y por eso a veces nos vemos empujados a “ir a la última” cuando en realidad no es necesario.

Hablando de hardware, hace ya muchos años que me di cuenta que era imposible seguir ese ritmo de innovaciones porque se trataba de una auténtica escalada armamentística; no se puede mantener el ordenador a la última porque resultaría carísimo e insostenible. De hecho, lo único realmente importante es que seamos capaces de responder a las dos preguntas siguientes :

  • ¿para qué voy a utilizar mi ordenador?
  • ¿qué Sistema Operativo y aplicaciones quiero utilizar?

La respuesta a las dos preguntas anteriores determinará lo que necesitamos. Por poner un ejemplo claro, si alguien necesita un PC basado en Windows para tareas de ofimática y contabilidad como uso principal y teniendo en cuenta que el soporte de Windows XP ya ha finalizado (08/04/2014) :

Si disponemos de un PC basado en Windows XP que nos funciona bien, no tenemos por qué cambiarlo. Eso sí, dado que Microsoft no ofrece soporte para este SO, si queremos seguir usándolo, hemos de tener el antivirus perfectamente actualizado y utilizar navegadores web distintos de Internet Explorer, ya que Windows XP soporta como mucho IE8 y la versión actual es la 11. Chrome y/o Firefox son más recomendables porque son compatibles con Windows XP y se actualizan constantemente. Si el hardware del PC lo permite, sería  recomendable actualizar a Windows 7 (véanse requisitos del sistema).

Si vamos a comprar un PC de segunda mano o lo vamos a montar por componentes, para las tareas descritas anteriormente bastaría con que pudiera soportar Windows 7 (es mejor que Vista y todavía está en período de soporte por parte de Microsoft). El procesador no tiene por qué tener más de dos núcleos (no necesitamos gran potencia de cálculo) y podría estar basado tanto en core2 (Intel) como en AMD x64, por ejemplo. Con 2Gb de RAM y 100 Gb de disco duro bastaría.

Otro ejemplo claro es mi PC doméstico. Llevaba una placa base Asus A7N8X con socket 462 (socket A), procesador AMD Sempron y era del 2003, heredado de mi hermano mediano.¿Qué mejor ejemplo de sostenibilidad que la herencia de cacharros? pues bien, se había quedado ya bastante desfasado y Windows XP funcionaba lento, así que decidí que lo iba a actualizar gastándome lo mínimo imprescindible.

Como disponía de un disco duro externo que no usaba y que en su interior escondía un magnífico HD SerialATA 2 de 500 Gb, decidí que tenía que comprarme una placa base medio moderna que fuera compatible -a ser posible- con mi tipo de memoria actual (DDR1 PC3200 a 400 Mhz), llevara puertos SerialATA y tuviera ranuras de expansión PCI Express. Pues bien, encontré todo eso de segunda mano en eBay adquiriendo una placa base ASUS A8N-VM/S con ventilador, disipador y procesador AMD Athlon64 X2 (dual core) por 45 Euros transporte incluido. Este PC, para lo que yo lo quiero (escuchar música, navegar por internet, bajar torrents y ocasionalmente jugar a juegos que tienen cierta antigüedad), tiene que durarme por lo menos 5 años más.

Placa base Asus A8N-VM

Eso sí, como miembro de la comunidad IT, recomiendo a todos los “informáticos” que eviten, en la medida de lo posible, actualizar los PCs de sus amigos, vecinos y algún que otro aprovechado de turno por amor al arte, a menos que sea inevitable. Estas cosas tienen un coste en horas que la gente con morro tiende a ignorar soltándote las típicas frases de “venga, si a ti esto en realidad te encanta”. Si uno no se quiere complicar, siempre tiene la opción de comprar en eBay -por ejemplo- el PC completo y listo; se encuentran auténticos chollos hoy en día, pero milagros a Lourdes. Para todo lo demás, Mastercard.

 

Mejorando la cobertura de Wifi en casa

Últimamente estaba experimentando muchísimos cortes en mi red Wifi doméstica; tanto es así que prácticamente no podía conectar el portátil desde el comedor. Seguramente todos estos problemas se deben a la profileración de redes wifi entre los vecinos que me tienen -literalmente- rodeado 😦

Cansado de la situación, me he puesto a hacer algunas cosillas que han parecido funcionar. Las comento por si le sirven de inspiración a alguien :

1) Configuración 2 en 1 : He conectado un router que no usaba (un D-Link DSL-G624T) a mi router Livebox de Orange. He configurado el router D-Link para que use el mismo SSID, canal y contraseña WPA que el Livebox. He pensado que teniendo dos señales transmitiendo con el mismo SSID, si no me conectaba a un punto de acceso me conectaría al otro.

2) Ubicación : He colocado el router Livebox más alto, encima de una minicadena, y el D-Link todavía más elevado, en un estante.

3) Interferencias ? He alejado el teléfono DECT que tengo conectado al router Livebox, que utiliza frecuencias en el mismo rango que éste, lo más alejado posible del router.

4) Escoger un canal : He utilizado las herramientas Wifi Analyzer (Android) y WirelessNetView (Windows) para escoger el número de canal menos poblado aunque no le he cambiado el nombre (SSID) a mi Wifi.

Buscando por ahí también he encontrado este estupendo enlace de PC Actual donde dan todo tipo de consejos para solucionar los problemas de cobertura Wifi y, por si fuera poco, me he guardado dos ases en la manga por si en adelante vuelvo a experimentar problemas :

a) Sustituir la antena del D-Link por una de mayor ganancia, como sugieren en el enlace de PC Actual.

b) Recorrer a la solución definitiva : el PLC. Se trata de unos adaptadores con un puerto ethernet que se enchufan a la corriente y que permiten transmitir la red embebida en la corriente eléctrica de un punto de la casa a otro. Estos adaptadores son realmente baratos y habría que comprar dos : el primero para enchufarlo en la regleta eléctrica donde tengo conectado el router Livebox, enlazándolo a éste mediante cable de red, y el otro lo pondría en un enchufe del comedor, conectándolo a su vez al router D-Link también por cable de red.

En el tema del PLC hay incluso más opciones, ya que hay adaptadores que a parte de disponer del puerto RJ45 para el cable de red, son capaces de transmitir wifi (por si no se dispusiera de un segundo router como en mi caso).